Canal RSS

salsa de tomate básica

Publicado en

Hola otra vez!

Hacen alrededor de 4500 grados en Santiago de Chile, llevo un mes tomando mi peso en agua y casi sin encender el horno, así que se me ocurrió la brillante idea de compartir algunas recetas que tengo archivadas hace tiempo.

La primera de ellas, un básico esencial elemental primario: salsa de tomate.

OBVIO que si todo el asunto de la cocina se les hace un infierno y la idea de ocupar 5 minutos de su día en preparar algo parece un castigo chino, pueden comprar un frasco de salsa de tomates lista, esa que viene con verduras, aliños, unos extraños y marcianos pedazos de carne (?????????) y sabor a 1997 (que es probablemente cuando fueron fabricadas y dejadas en las vitrinas), SIN EMBARGO, si tienen un poco de amor por ustedes por favor, por favorcito, intenten esto.

Y no se engañen, no tiene nada de malo usar preparaciones en sachets de vez en cuando, y si encuentran una alternativa que tenga la menor cantidad de preservantes y que no sea ultra-alta en sodio, pasen el dato y cómanla sin culpa; pero esto de la salsa de tomate puede ser de esas revelaciones que te cambian la vida.
Es rápido, es barato, es fácil y de verdad que no hay forma de que salga mal.

salsa tomate basic

El secreto: Tomates! Tomates! Rojos y jugosos tomates reales!

Si están en temporada (psst, estamos en temporada) usen tomates frescos. Vayan a la feria y busquen esos tomates rojos y brillantes, ojalá bien maduros. Si es invierno o no tienen tiempo de cazar hortalizas frescas, los tomates enlatados son mis favoritos. En algunos supermercados pueden hasta encontrarse marcas italianas y de verdad valen la pena. Un tarro de tomates? No más de 1.000 pesos chilenos (alrededor de UN DOLAR, UNO) y puede quedar en tu despensa por varias semanas, así que no hay excusas.

El otro secreto -opcional pero recomendable- es el concentrado de tomate. SISISI sé que suena como alguna cosa química extraña pero la pasta/concentrado de tomate es eso: tomates puros. Sin sal, sin azúcar, sin nada más que tomates que han sido cocinados por un milenio hasta convertirse en una pasta espesa, muy roja y con el sabor de 10 tomates en una cucharada. Es EXTREMADAMENTE barata (puede llegar a los 500 pesos/medio dólar? por lata de 300 gr o tubo de 200 gr) y vive en el refri por al menos 3 semanas. También puede congelarse.

En resumen, la idea es conseguir la mayor cantidad de sabor a tomate según las posibilidades que tengan. Esta salsa es simple y altamente personalizable. Siéntanse libres de agregar hierbas y verduras que tengan por ahí. Es mi alternativa infalible para pizzas, pastas, lasagna, currys y otros.

Salsa de Tomate

Rendimiento: suficiente para una pizza muy grande o dos medianas/pasta para 4 personas

Una lata de 500 gr de tomates/medio kilo de tomates MADUROS frescos
Un chorrito de aceite de oliva
Dos dientes de ajo o media cucharadita de ajo en polvo
Una cucharadita de azúcar blanca
Media cucharadita de sal
Una cucharada de pasta/concentrado de tomate
Opcional: una hoja de laurel o una ramita de perejil

1) Si tienes tomates enlatados, pásalos a un bowl y tritúralos. Puedes usar tus manos, un tenedor o una licuadora; pero las manos son la mejor idea porque francamente no queremos hacer un puré, solo dejar los tomates en trozos más pequeños. Si usas tomates frescos, córtalos por la mitad, sácales las semillas y esa cosa aguada que trae adentro y córtalos en cuartos.

2) Enciende una olla o sartén grande a fuego medio. Agrega el aceite de oliva y los dientes de ajo triturados o picados. También puedes aplastarlos con un cuchillo, dejar que se cocinen con la salsa y -al final de la preparación- sacarlos.

3) Una vez que el ajo esté fragante y apenas dorado, baja el fuego y agrega los tomates, jugo y todo. Va a sonar como PSSSHHHHHHHHHHT pero se calma en un par de segundos.

4) Agrega la sal y el azúcar (y el perejil o laurel, si es que usas) y revuelve. Espera a que hierva y con un cucharón sigue triturando los tomates un poco.

5) Tapa la olla y cocina por unos 30 a 40 minutos, revolviendo cada 5 a 7 minutos para evitar que se pegue o se queme.

6) Una vez transcurrido el tiempo, los tomates deberían estar desechos y convertidos en una salsa roja. Obviamente van a quedar pedacitos pequeños (como en la foto) y esa es la idea. Si prefieres que sea totalmente líquida y lisa, licúa los tomates al inicio.

7) Finalmente, agrega la cucharada de concentrado de tomate y revuelve. Pruebala! Sazona a tu gusto y usa en lo que quieras. Puedes guardarla en un frasco hermético y debería durar una o dos semanas. También puede congelarse por un par de meses (puedes aprovechar la temporada y hacer varios frascos de salsa para el resto del año).

Anuncios

Acerca de Pancho Solís

foodie, music lover, afternoon tea advocate

»

  1. Maravillosa recetaa! Justo ayer hice pizza casera y mientras esperaba que leudara me puse a hacer la salsa… pero yo le eché además cebolla porque… por Dios que es rica la cebolla en la pizza xD y harta albahaca picadita!! los sabores de verano la lle’an 😀 😀

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: