Canal RSS

favoritas festivas – galletas de jengibre y chancaca

Publicado en

ESTOY DE VUELTA!

No voy a perder líneas en explicar cómo ni por qué me alejé de este blog por una eternidad.

Ven? No lo hice. Vamos con la receta.

Estas galletas son mis absolutas favoritas para la temporada navideña (que para mí empieza en octubre o incluso antes). Blanditas, muy especiadas, suaves y con esa cosa que no sé qué es pero que te hace adict@ desde el primer bocado.

Aparte de los sabores usuales (jengibre, canela, nuez moscada…), estas galletas tienen un ingrediente estrella secreto que uso en casi todas mis preparaciones pascueras: chancaca.

¿QUE QUÈ ES LA CHANCACA?

Porque les juro que hay gente que de verdad no lo sabe.

También conocida como piloncillo o panela, la chancaca es un jugo de caña de azúcar cristalizado o algo así. Es como un bloque duro, oscuro y con un sabor dulce único y profundo. Se usa en la preparación de los picarones (tradicional postre chileno de invierno).

¿Que cómo la uso?

Les cuento, y por favor les pido que no desechen la idea de hacer estas galletas sólo por este paso. Porque sí, es un paso extra pero VALE LA PENA.

La chancaca viene en unos bloques de 225 gramos. Lo que hacemos es ponerlo en una olla pequeña junto con 1/4 de taza de agua (unos 60 ml). A fuego medio, disolvemos la chancaca hasta que el líquido esté homogéneo. Una vez que hierva, y sin dejar de revolver, esperamos unos 5 a 7 minutos, hasta que la mezcla reduzca un poco.

Este jarabe oscuro y mágico (Y MUY CALIENTE PORFAVOR NO SE QUEMEN) lo almacenamos en un frasco o pote hasta que se enfríe a temperatura ambiente.

Vamos a usar alrededor de 3/4 de taza de esta chancaca espesa. Si les resulta un poco menos, da lo mismo; si les sale un poco más, guárdenlo en el refri y pónganlo en su café, té, postres o helado. Es una maravilla.

gingersnaps.jpg

De vuelta a las galletas.

Son el resultado de una experimentación incansable. Intenté usar sólo mantequilla, sólo margarina, una mezcla de ambas y qué se yo. Sé que suena un poco rarito usar manteca para hacer galletas pero NO LO ES, y si les da cosita usar grasa de animales pueden usar manteca vegetal que es ampliamente vendida en casi todos los supermercados.

Tienen esa apariencia como quebrada que las hace ver tan caseras y te ponen el alma en plan quiero-estar-en-casa-con-mi-árbol-de-navidad. Tienen esa textura frágil y húmeda que te explota en la boca con sabores festivos. Lo mejor de todo: son fáciles de hacer y SIEMPRE salen bien.

La receta va acá abajo.

Feliz temporada de hornear galletas con 45ºC afuera!

________________________________________________

Galletas de jengibre blanditas

rendimiento: alrededor de 16 galletas

100 gr de manteca vegetal a tº ambiente
3/4 de taza de azúcar blanca

1 cucharadita de extracto de vainilla
1 chorrito racional de ron o algún otro licor a la mano (alrededor de 1 cucharada)

1 huevo

3/4 de taza de chancaca espesa

3 tazas rasas de harina de trigo común, sin polvos de hornear
2 cucharaditas y media de jengibre en polvo
2 cucharaditas de canela
1 cucharadita de clavo de olor
1 cucharadita de nuez moscada molida
1 cucharadita de bicarbonato de sodio

procedimiento

  1. En un bowl grande, bate la manteca hasta que esté cremosa. Añade el azúcar y bate hasta incorporar.
  2. Agrega la vainilla y el ron. Mezcla. Añade el huevo y bate hasta incorporar.
  3. Agrega la chancaca espesa (a tº ambiente) a la mezcla. Bate todo hasta incorporar.
  4. En un bowl mediano añade la harina, las especias y el bicarbonato. Mezcla muy muy bien para evitar que queden grumos (nada peor que morder una galleta y te salga una bola concentrada de jengibre o nuez moscada, guácala!). Mezcla BIEN esto.
  5. Mezcla aún más. Que no queden rastros visibles de nada.
  6. Añade esta mezcla de harina y especias a la mezcla líquida. Con una espátula o cucharón de palo, revuelve hasta incorporar por completo. Debe quedar una masa pegajosa pero firme y con un aroma y color increíbles.
  7. Refrigera la masa por aproximadamente 30-40 minutos.
  8. Precalienta el horno a temperatura media alta.
  9. Con tus manos o un par de cucharas o una cuchara de helados o lo que sea, forma bolas del porte de una pelota de ping-pong. Ponlas en una placa enmantequillada separadas por unos 4 cm porque se expanden un poco.
  10. Aplasta cada bolita un poco, sólo un poco con la punta de la mano.
  11. Hornea por 10 a 12 minutos. Las galletas van a estar suaves y vas a pensar que siguen crudas, pero no. Déjalas enfriar completamente antes de comerlas. COMPLETAMENTE, o van a estar demasiado blandas.

Anuncios

Acerca de Pancho Solís

foodie, music lover, afternoon tea advocate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: