Canal RSS

hibernando – rollos de canela

Publicado en

Yo sé que soy la reencarnación de un oso, o una ardilla. ¿O acaso todos comen y duermen tanto como yo apenas empieza el frío?

Es increíble! Basta que sienta las primeras brisas del año para que un extraño espíritu se apodere de mí. No estoy intentando decir que durante el verano coma menos (cielo santo, eso sería mentir descaradamente), sino que el invierno me da ese pensamiento de “bah, siempre con el frío se necesitan más calorías”. Es como una autorización a la glotonería justificada.

Mantequilla <3

Mantequilla ❤

Para serles muy sincero, lucho contra ese instinto de vez en cuando. En el verano, por ejemplo. Pero en JULIO? El mes de mi cumpleaños? El mes de las vacaciones de invierno? El mes en el que POR FIN puedo descansar después de un semestre de estudiar y dormir poco? NO, oh Dios NO! Me he ganado el derecho a comer hasta no poder moverme.

Y ustedes también.

Es ahí donde empieza la búsqueda. ¿Qué comer para premiarse después de un nuevo semestre de vida? (ya sea que estudien o trabajen o se queden en casa, sobrevivir un semestre en este mundo cruel es merecedor de un premio!)

¿Pan? ¿Grasas? ¿Azúcar?

¿Y si mezclamos los tres?

BOOM!

OLYMPUS DIGITAL CAMERALos rollos de canela son una especie de pan dulce con base de levadura, enrollado, relleno con una mezcla de mantequilla, azúcar morena y canela y cortado en gruesas tajadas. Los rollos se hornean todos juntos y luego -apenas salen del horno- se bañan con un glaseado hecho de queso crema (tipo Philadelphia), leche, vainilla y azúcar. Este glaseado entra por todos los muchos pequeños espacios, humedeciendo y suavizando los rollos por encima y desde adentro.

(yo también estoy salivando de sólo escribir este post)

Los rollos de canela son inmensamente populares en todo el mundo. Según tengo entendido, surgieron en Europa en algún (glorioso) momento de la historia, y desde ahí zarparon por todo el mundo, llenándolo de azúcar, mantequilla y sonrisas.

Probablemente ya los conocen (por lo menos en Chile, ya pueden encontrarse hace tiempo en la mayoría de los supermercados y cafeterías). Si no, TIENEN QUE HACERLOS. En serio, en serio, en serio. Por favor.

El tema con los rollos de canela (y muchas masas en general) es que hay una especie de miedo infundado hacia el trabajo con levadura. La temperatura del agua, el leudado, el amasado, el tipo de levadura… Son conceptos vacíos! NO DA MIEDO! Créanme, si yo puedo hacer masas con levadura, cualquiera -incluso sus hijos o hermanos pequeños- puede.

La receta de los rollos es una leve adaptación de la receta de la bellísima Laura Vitale (http://laurainthekitchen.com), una de mis cocineras favoritas de youtube. Adapté la receta agregando un poco de licor de naranja al glaseado (el ron queda fabuloso también) y variando las proporciones levemente.

Hay tan sólo algunos pequeños tips/aclaraciones importantes.

1) Midan la harina echándola por cucharadas en la taza, hasta llenarla. No la “compacten” dentro de la taza para hacer caber más.

2) La mantequilla que se compra en el supermercado viene “medida” por gramos. No creas que necesitas una pesa para saber las cantidades!

3) La receta, desde cero, toma alrededor de 3 horas y media (tres de esas horas son de esperar sin hacer nada, así que no es tan terrible), así que planifica con anticipación

4) Todos los ingredientes deben estar a t° ambiente, especialmente la mantequilla para el relleno y el queso crema para el glaseado. Deben estar suaves.

5) Puedes variar todos los ingredientes del relleno y el glaseado, pero la masa es tan infalible y fácil para trabajar que no te recomendaría alterar las proporciones de harina, líquido y grasa. Puedes omitir la vainilla (cambiarla por otro saborizante) o alterar el azúcar (aunque necesitarás al menos dos cucharadas para activar y alimentar la levadura).

6) Puedes hacer un glaseado simple, sólo con azúcar pulverizado y leche (o agua), o incluso comerlos sin glasear. El de queso crema es el tradicional, y es exquisito con los rollos, pero no es ESTRICTAMENTE necesario.

7) No precalientes el horno! Para facilitarte la vida, decidí encender el horno un poco después de meter los rollos, para darles un poco de tiempo para leudar por segunda vez.

8) La receta se ve larga y trabajosa, pero es sólo porque estoy explicando todo muy detalladamente. En realidad, la masa demora unos 5 a 10 minutos, y el relleno y cortado unos 10 minutos más. La mayoría es tiempo de horneado y leudado.

He hecho esta misma receta más de 5 veces, y TODAS Y CADA UNA de ellas me han dicho que quedan fantabulosos. Créanme, atrévanse, inviten amigos o familia y presuman de su profunda sabiduría culinaria.

ROLLOS DE CANELA.
(Adaptados de los Cinnamon Rolls de Laura Vitale)

Para la masa.

3/4 de taza de leche

1/4 de taza de agua

1/4 de taza de mantequilla derretida

1/4 de taza de azúcar común

1 cucharadita de extracto o esencia de vainilla

___

1 huevo

2 cucharaditas y media de levadura instantánea granulada (o 20 gr de levadura fresca, alrededor de medio cubito)

___

4 tazas de harina común

1/2 cucharadita de sal

Para el relleno.

100 gr de mantequilla sin sal, a t° ambiente

3/4 de taza de azúcar morena

2 a 3 cucharadas de canela en polvo

Para el glaseado.

80 gr (alrededor de media taza) de queso crema, tipo philadelphia a t° ambiente.

1 taza y media de azúcar pulverizado (azúcar flor, impalpable, icing sugar…)

2 cucharaditas de triple sec o cointreau (o cualquier licor: ron, whisky…)

2 cucharaditas de leche

El jugo de una naranja mediana

Manos a la obra!

1) Mezcla la leche, el agua, la mantequilla, el azúcar y la vainilla en un bowl o tazón. Caliéntalo en el microondas (o en una ollita a fuego medio) hasta que esté tibio y agradable al tacto. No debe quemarte.

2) Una vez lograda la temperatura. Retira el bowl del microondas (o la ollita del fuego) y mezcla todo. Agrega el huevo y bate. Agrega la levadura y mezcla hasta disolver. Espera unos 2 minutos para que la levadura se active lo más posible.

3) En un bowl grande, añade la harina y la sal, mezcla bien y haz un “volcán”. Agrega la mezcla líquida al medio y comienza a incorporar de a poco, hasta lograr una masa suave. Yo nunca he tenido que hacerlo, pero de ser necesario, agrega un poco de harina si está muy pegajosa.

4) Pasa la masa a una mesa (parece un trabalenguas) limpia. Amasa uno o dos minutos, sólo hasta que tengas una masa elástica y suave.

5) Limpia el bowl (el mismo que usaste anteriormente) y acéitalo ligeramente, pasando una servilleta untada en aceite por todo el borde. Pon la masa ahí y cúbrela con un paño o papel film. Déjala leudar en un lugar cálido por una hora y media aproximadamente, hasta que se infle y doble su volumen.

6) Una vez terminado el primer leudado, saca la masa del bowl y pégale varias veces (adiós estrés!) para sacar las burbujas de su interior. En una mesa limpia y espolvoreada con un poco de harina, estira la masa a un rectángulo aproximado de 30 x 50 cm. (por favor, damas y caballeros, no tiene por qué ser un rectángulo perfecto ni tener esas medidas exactas).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA7) Con una espátula (un secreto entre tú y yo: yo lo hago con las manos…) esparce la mantequilla por toda la masa, dejando un pequeño espacio vacío en la base para poder enrollar después. Espolvorea por encima el azúcar y la canela.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA8) Enrolla el rectángulo de masa. Comienza por el lado superior, enrollando hacia abajo firmemente hasta conseguir un “tronco” de masa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA9) Corta las dos puntas y déjalas a un lado. Corta el rollo por la mitad. Luego cada mitad por la mitad. Luego cada mitad por la mitad. Luego cada mitad por la mitad. Suena esquizofrénico, pero no lo es tanto. Te resultarán 16 piezas perfectas!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA10) Enmantequilla (como si no hubiera suficiente…) una lata de horno y sitúalos uno al lado del otro. Hornea las puntas y todos los sobrantes también!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA11) Mételos al horno y espera unos 30 minutos para dejarlos relajarse y leudar un poco más. Enciende el horno a t° media alta. Deberían tomar unos 30-40 minutos desde que prendes la llama.

12) Mientras se hornean, prepara el glaseado. Mezcla todos los ingredientes con una espátula, tenedor, batidor de globo o batidora eléctrica. Pruébalo y ajusta los sabores si es necesario.

13) Apenas estén listos, sácalos del horno, déjalos enfriar unos 2 minutos y BÁÑALOS pecaminosamente con el glaseado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA14) Se supone que los dejes enfriar una hora antes de comerlos pero… ¿No les parece un atentado contra la humanidad?

Son deliciosos. Exquisitos. Demasiado para escribirlo. Y nada, nada de nada, se compara a hacerlos en casa. Sabrán todo lo que hay ahí, disfrutarán el proceso y MÁS IMPORTANTE AÚN: podrán presumir todo lo que quieran y se van a convertir en personas muy queridas.

Esta ha sido una de las recetas que más me han pedido, y aquí la tienen. Si los hacen, sáquenles una foto!, etiquétenme en instagram o twitter! compártanla con el mundo y díganles que vengan a pasarse un rato al mejor blog de comida de la historia de las calorías.

Feliz hibernación!

Anuncios

Acerca de Pancho Solís

foodie, music lover, afternoon tea advocate

»

  1. Son en verdad un peligro. Nosotros hacemos a pesar del calor 🙂

    Responder
  2. se ven geniales! creo que lo intentaré cuando tenga tiempo 🙂

    Responder
  3. Ya es como la 5ta vez que los preparo y SIEMPRE me quedan perfectos!! Tu receta es mágica.
    (Cada vez que vengo a Chillán me los piden y no me dejan irme sin prepararlos)

    Eres lo máximo panchito !!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: