Canal RSS

salsa de tomate básica

Publicado en

Hola otra vez!

Hacen alrededor de 4500 grados en Santiago de Chile, llevo un mes tomando mi peso en agua y casi sin encender el horno, así que se me ocurrió la brillante idea de compartir algunas recetas que tengo archivadas hace tiempo.

La primera de ellas, un básico esencial elemental primario: salsa de tomate.

OBVIO que si todo el asunto de la cocina se les hace un infierno y la idea de ocupar 5 minutos de su día en preparar algo parece un castigo chino, pueden comprar un frasco de salsa de tomates lista, esa que viene con verduras, aliños, unos extraños y marcianos pedazos de carne (?????????) y sabor a 1997 (que es probablemente cuando fueron fabricadas y dejadas en las vitrinas), SIN EMBARGO, si tienen un poco de amor por ustedes por favor, por favorcito, intenten esto.

Y no se engañen, no tiene nada de malo usar preparaciones en sachets de vez en cuando, y si encuentran una alternativa que tenga la menor cantidad de preservantes y que no sea ultra-alta en sodio, pasen el dato y cómanla sin culpa; pero esto de la salsa de tomate puede ser de esas revelaciones que te cambian la vida.
Es rápido, es barato, es fácil y de verdad que no hay forma de que salga mal.

salsa tomate basic

El secreto: Tomates! Tomates! Rojos y jugosos tomates reales!

Si están en temporada (psst, estamos en temporada) usen tomates frescos. Vayan a la feria y busquen esos tomates rojos y brillantes, ojalá bien maduros. Si es invierno o no tienen tiempo de cazar hortalizas frescas, los tomates enlatados son mis favoritos. En algunos supermercados pueden hasta encontrarse marcas italianas y de verdad valen la pena. Un tarro de tomates? No más de 1.000 pesos chilenos (alrededor de UN DOLAR, UNO) y puede quedar en tu despensa por varias semanas, así que no hay excusas.

El otro secreto -opcional pero recomendable- es el concentrado de tomate. SISISI sé que suena como alguna cosa química extraña pero la pasta/concentrado de tomate es eso: tomates puros. Sin sal, sin azúcar, sin nada más que tomates que han sido cocinados por un milenio hasta convertirse en una pasta espesa, muy roja y con el sabor de 10 tomates en una cucharada. Es EXTREMADAMENTE barata (puede llegar a los 500 pesos/medio dólar? por lata de 300 gr o tubo de 200 gr) y vive en el refri por al menos 3 semanas. También puede congelarse.

En resumen, la idea es conseguir la mayor cantidad de sabor a tomate según las posibilidades que tengan. Esta salsa es simple y altamente personalizable. Siéntanse libres de agregar hierbas y verduras que tengan por ahí. Es mi alternativa infalible para pizzas, pastas, lasagna, currys y otros.

Salsa de Tomate

Rendimiento: suficiente para una pizza muy grande o dos medianas/pasta para 4 personas

Una lata de 500 gr de tomates/medio kilo de tomates MADUROS frescos
Un chorrito de aceite de oliva
Dos dientes de ajo o media cucharadita de ajo en polvo
Una cucharadita de azúcar blanca
Media cucharadita de sal
Una cucharada de pasta/concentrado de tomate
Opcional: una hoja de laurel o una ramita de perejil

1) Si tienes tomates enlatados, pásalos a un bowl y tritúralos. Puedes usar tus manos, un tenedor o una licuadora; pero las manos son la mejor idea porque francamente no queremos hacer un puré, solo dejar los tomates en trozos más pequeños. Si usas tomates frescos, córtalos por la mitad, sácales las semillas y esa cosa aguada que trae adentro y córtalos en cuartos.

2) Enciende una olla o sartén grande a fuego medio. Agrega el aceite de oliva y los dientes de ajo triturados o picados. También puedes aplastarlos con un cuchillo, dejar que se cocinen con la salsa y -al final de la preparación- sacarlos.

3) Una vez que el ajo esté fragante y apenas dorado, baja el fuego y agrega los tomates, jugo y todo. Va a sonar como PSSSHHHHHHHHHHT pero se calma en un par de segundos.

4) Agrega la sal y el azúcar (y el perejil o laurel, si es que usas) y revuelve. Espera a que hierva y con un cucharón sigue triturando los tomates un poco.

5) Tapa la olla y cocina por unos 30 a 40 minutos, revolviendo cada 5 a 7 minutos para evitar que se pegue o se queme.

6) Una vez transcurrido el tiempo, los tomates deberían estar desechos y convertidos en una salsa roja. Obviamente van a quedar pedacitos pequeños (como en la foto) y esa es la idea. Si prefieres que sea totalmente líquida y lisa, licúa los tomates al inicio.

7) Finalmente, agrega la cucharada de concentrado de tomate y revuelve. Pruebala! Sazona a tu gusto y usa en lo que quieras. Puedes guardarla en un frasco hermético y debería durar una o dos semanas. También puede congelarse por un par de meses (puedes aprovechar la temporada y hacer varios frascos de salsa para el resto del año).

favoritas festivas – galletas de jengibre y chancaca

Publicado en

ESTOY DE VUELTA!

No voy a perder líneas en explicar cómo ni por qué me alejé de este blog por una eternidad.

Ven? No lo hice. Vamos con la receta.

Estas galletas son mis absolutas favoritas para la temporada navideña (que para mí empieza en octubre o incluso antes). Blanditas, muy especiadas, suaves y con esa cosa que no sé qué es pero que te hace adict@ desde el primer bocado.

Aparte de los sabores usuales (jengibre, canela, nuez moscada…), estas galletas tienen un ingrediente estrella secreto que uso en casi todas mis preparaciones pascueras: chancaca.

¿QUE QUÈ ES LA CHANCACA?

Porque les juro que hay gente que de verdad no lo sabe.

También conocida como piloncillo o panela, la chancaca es un jugo de caña de azúcar cristalizado o algo así. Es como un bloque duro, oscuro y con un sabor dulce único y profundo. Se usa en la preparación de los picarones (tradicional postre chileno de invierno).

¿Que cómo la uso?

Les cuento, y por favor les pido que no desechen la idea de hacer estas galletas sólo por este paso. Porque sí, es un paso extra pero VALE LA PENA.

La chancaca viene en unos bloques de 225 gramos. Lo que hacemos es ponerlo en una olla pequeña junto con 1/4 de taza de agua (unos 60 ml). A fuego medio, disolvemos la chancaca hasta que el líquido esté homogéneo. Una vez que hierva, y sin dejar de revolver, esperamos unos 5 a 7 minutos, hasta que la mezcla reduzca un poco.

Este jarabe oscuro y mágico (Y MUY CALIENTE PORFAVOR NO SE QUEMEN) lo almacenamos en un frasco o pote hasta que se enfríe a temperatura ambiente.

Vamos a usar alrededor de 3/4 de taza de esta chancaca espesa. Si les resulta un poco menos, da lo mismo; si les sale un poco más, guárdenlo en el refri y pónganlo en su café, té, postres o helado. Es una maravilla.

gingersnaps.jpg

De vuelta a las galletas.

Son el resultado de una experimentación incansable. Intenté usar sólo mantequilla, sólo margarina, una mezcla de ambas y qué se yo. Sé que suena un poco rarito usar manteca para hacer galletas pero NO LO ES, y si les da cosita usar grasa de animales pueden usar manteca vegetal que es ampliamente vendida en casi todos los supermercados.

Tienen esa apariencia como quebrada que las hace ver tan caseras y te ponen el alma en plan quiero-estar-en-casa-con-mi-árbol-de-navidad. Tienen esa textura frágil y húmeda que te explota en la boca con sabores festivos. Lo mejor de todo: son fáciles de hacer y SIEMPRE salen bien.

La receta va acá abajo.

Feliz temporada de hornear galletas con 45ºC afuera!

________________________________________________

Galletas de jengibre blanditas

rendimiento: alrededor de 16 galletas

100 gr de manteca vegetal a tº ambiente
3/4 de taza de azúcar blanca

1 cucharadita de extracto de vainilla
1 chorrito racional de ron o algún otro licor a la mano (alrededor de 1 cucharada)

1 huevo

3/4 de taza de chancaca espesa

3 tazas rasas de harina de trigo común, sin polvos de hornear
2 cucharaditas y media de jengibre en polvo
2 cucharaditas de canela
1 cucharadita de clavo de olor
1 cucharadita de nuez moscada molida
1 cucharadita de bicarbonato de sodio

procedimiento

  1. En un bowl grande, bate la manteca hasta que esté cremosa. Añade el azúcar y bate hasta incorporar.
  2. Agrega la vainilla y el ron. Mezcla. Añade el huevo y bate hasta incorporar.
  3. Agrega la chancaca espesa (a tº ambiente) a la mezcla. Bate todo hasta incorporar.
  4. En un bowl mediano añade la harina, las especias y el bicarbonato. Mezcla muy muy bien para evitar que queden grumos (nada peor que morder una galleta y te salga una bola concentrada de jengibre o nuez moscada, guácala!). Mezcla BIEN esto.
  5. Mezcla aún más. Que no queden rastros visibles de nada.
  6. Añade esta mezcla de harina y especias a la mezcla líquida. Con una espátula o cucharón de palo, revuelve hasta incorporar por completo. Debe quedar una masa pegajosa pero firme y con un aroma y color increíbles.
  7. Refrigera la masa por aproximadamente 30-40 minutos.
  8. Precalienta el horno a temperatura media alta.
  9. Con tus manos o un par de cucharas o una cuchara de helados o lo que sea, forma bolas del porte de una pelota de ping-pong. Ponlas en una placa enmantequillada separadas por unos 4 cm porque se expanden un poco.
  10. Aplasta cada bolita un poco, sólo un poco con la punta de la mano.
  11. Hornea por 10 a 12 minutos. Las galletas van a estar suaves y vas a pensar que siguen crudas, pero no. Déjalas enfriar completamente antes de comerlas. COMPLETAMENTE, o van a estar demasiado blandas.

porque necesitamos más azúcar – queque navideño de cerveza negra

#extravaganzanavideña día 6: queque y cerveza!

Una de mis recetas más populares (con “populares” me refiero a lo rápido que me como mis propias creaciones). Un bizcocho tierno y húmedo, con las notas amargas y profundas de una stout, que EXPLOTA con sabores navideños, especiados y exquisitos, perfecto para una taza de té, de café o un trago veraniego (ya estamos todos de vacaciones, verdad?).

DSCN3303-001

Ingredientes:

– 2 tazas de harina + 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio

– 85 gramos de mantequilla con sal a t° ambiente (si sólo tienes sin sal, agrega una pizca)

– 1 taza de azúcar morena (si no tienes, azúcar blanca funciona igual)

– 1 chorrito de esencia de vainilla

– 1 chorrito de ron/whisky/brandy

– 2 huevos grandes

– 3/4 de taza de leche entera + 1 chorrito de vinagre

– 1/2 taza de cerveza negra (idealmente stout/guiness, pero la que tengas)

– 10 ml de espresso (o una cucharadita de café instantaneo)

– 1 cucharadita de jengibre en polvo

– 1 cucharadita de canela en polvo

– 1/2 cucharadita de clavos de olor en polvo

– 1/2 cucharadita de nuez moscada rallada

Precalienta el horno a temperatura media alta

1) Bate la mantequilla hasta que esté como pomada. Agrega el azúcar y bate hasta incorporar. Agrega la vainilla y el whisky y bate nuevamente.

2) De a uno, agrega los huevos batiendo bien hasta incorporar tras cada adición.

3) En un bowl aparte, mezcla la harina, el bicarbonato, las especias (jengibre, nuez moscada, clavo y canela). En otro, mezcla la leche con el vinagre, la cerveza y el espresso.

4) Agrega la mitad de la mezcla seca a la mantequilla, bate. Agrega la mitad de los líquidos, bate. Sigue así hasta incorporar todo.

5) Vierte la mezcla en un molde de hogaza (esos largos rectangulares) o en el que tengas o quieras. Hornea por 30 a 40 minutos, retirando cuando puedas insertar un palillo al medio y éste salga limpio.

6) Puedes glasearlo por encima con una mezcla de media taza de azúcar impalpable/flor/pulverizado con tres cucharadas de agua.

fácil y punto – pan navideño

image

#extravaganzanavideña día 5: pan de soda navideño

Probablemente el pan más fácil y rápido del mundo. Harina, bicarbonato, sal, azúcar y leche. Media hora al horno y sale esta belleza!

Aún así, algunas consideraciones:

1) La leche debe ser “ácida”, para lo cual tienes dos opciones: mezclar yoghurt natural sin azúcar con algo de leche (tomas un vaso de yoghurt y le echas leche hasta completar 1 taza y media) o tomar la taza y media de leche y la mezclas con 2 cucharadas de jugo de limón.

2) Debes llevar el pan al horno lo más rápido posible. El bicarbonato comienza a reaccionar de inmediato y quieres que esa reacción ocurra en el horno.

Pan de soda navideño

1 taza y media de harina blanca
1 taza y media de harina integral
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
2 cucharadas de azúcar
1 cucharadita de sal

1/2 taza de pasas (yo usé cranberries)
1/2 taza de nueces

1 taza y media de leche “ácida”

Precalienta el horno a temperatura media-alta y engrasa o enharina una bandeja de horno.

1) Mezcla las harinas, el azúcar,  la sal,  el bicarbonato, las pasas y las nueces en un bowl.

2) Agrega la leche ácida y mezcla hasta formar una bola de masa. Agrega más harina o leche de ser muy necesario,  pero es normal que la masa sea un poco pegajosa.

3) Forma un disco muy grueso, de unos 3 cm de altura y 20 cm diámetro,  y con un cuchillo dibuja una cruz al centro.

4) Hornea por 30 minutos o hasta que el pan esté dorado,  crujiente y al insertar un palillo, éste salga limpio. Disfruta con mantequilla,  mermelada,  miel o una taza de café!

bocados del paraíso – cupcakes de chai latte

#extravaganzanavideña día 4: cupcakes de chai!

¿Recuerdan la mezcla de especias que les mostré hace un par de días (¿o fue ayer?)?

¿Recuerdan que les dije que quedaba perfecta en té y café?

Bueno, SORPRESA!, al igual que la mayoría de las cosas existentes en el mundo, también queda bien en cupcakes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cupcakes de chai latte

Para los quequitos:

1 taza y 1/4 de harina cernida
1 cucharadita de polvos de hornear
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de sal
3/4 de taza de azúcar

2 huevos
2 cucharaditas de extracto de vainilla
1/2 taza de mantequilla derretida
1/2 taza de leche + 1 cucharadita de jugo de limón

Precalienta el horno a tª media

1) En un bowl, mezcla todos los ingredientes secos EXCEPTO el azúcar: la harina, los polvos de hornear, el bicarbonato y la sal. Puedes agregar un poco de canela, jengibre o cardamomo, alrededor de 1 o 2 cucharaditas, si quieres.

2) En otro bowl, y si puedes, con una batidora eléctrica, bate los huevos por un minuto, sólo hasta mezclar. Agrega el azúcar y bate por un minuto más. Agrega la mantequilla y la vainilla y bate

3) Añade la mitad de los ingredientes secos a esta mezcla y bate sólo hasta incorporar. Agrega la mitad de la leche y haz lo mismo. Continúa así hasta terminar de mezclar todo.

4) Porciona la mezcla en una bandeja enmantequillada para cupcakes, llenando sólo hasta 3/4 de los moldes, y hornea por 15 minutos aproximadamente.

5) Una vez que estén fríos, decóralos con la crema!

Para la crema de chai latte:

1/2 taza de leche entera
3 cucharadas de harina
1/2 taza de azúcar
3 cucharadas de chai masala

125 gramos de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente

1) En una ollita pequeña, mezcla la leche, el azúcar, la harina y el chai masala. Bate MUY BIEN hasta que no queden grumos. Si quedan, puedes colar la mezcla.

2) A fuego bajo, cocina esta mezcla sin dejar de revolver. Espesará de a poco. Cuando hierva, cocina por un minuto más SIN DEJAR DE REVOLVER (lo siento, debo insistir). Apaga el fuego y enfría la mezcla (que será muy espesa y rara).

3) En un bowl, bate la mantequilla con batidora eléctrica (es necesario que la uses) hasta que esté como muy suave, cremosa y liviana. Agrega la cosa rara de harina con leche, que ya debería estar fría. Bate todo a máxima velocidad por dos a tres minutos.

4) Decora con una espátula o manga pastelera y disfruta!

tarde de diciembre – muffins navideños

#extravaganzanavideña día 3: muffins!

Nada dice “ya es navidad” como la mezcla de canela, clavo de olor, jengibre y nuez moscada. Y como alguna vez me lo dijo Nigella Lawson (LA MISMÍSIMA) a través de un tweet (probablemente el tweet más importante de mi vida pasada, presente y futura), ¿por qué no agregarle un poco de naranja?

Estos muffins son una celebración de los sabores navideños y del poco tiempo que tenemos en estas fechas. Los haces en media hora (contando el tiempo de horno) y son una delicia que durará por lo menos unos 5 días en un frasco hermético.

Un vaso de té helado (o té caliente si hace frío en tu país), un muffin navideño y un disco de bossa nova en una tarde diciembral. ¿Quién da más?

DSCN1590Muffins navideños glaseados

Ingredientes:

2 tazas de harina común
1 cucharadita de polvos de hornear
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/2 taza de azúcar común
pizca de sal
1 huevo
2/3 taza de leche entera mezclada con una cucharadita de jugo de limón
1/2 taza de aceite o mantequilla derretida templada

1 cucharadita de jengibre en polvo
1 cucharadita de clavos de olor molidos
1 cucharadita de canela molida
1 cucharadita de nuez moscada molida
2 cucharaditas de café

Esencia de vainilla/ron/whisky/de pan de pascua/de panettone

Precalienta el horno a temperatura media-alta.

1. En un bowl grande mezcla todos los ingredientes secos: la harina, los polvos de hornear, el bicarbonato, la sal, el azúcar y las especias.

2. En otro bowl mezcla vigorosamente el huevo, la leche, el aceite o mantequilla y la esencia o licor.

3. Vierte la mezcla líquida sobre la harina, y con una cuchara de palo o espátula mezcla todo por un minuto. No importa que queden grumos, sólo estás buscando eliminar la harina “seca”. O sea que cuando ya no veas harina blanca, listo. Si mezclas demasiado, los muffins pueden resultar duros y como neumático.

4. Hornea por 15 a 20 minutos, o hasta que al insertar un palillo al medio, éste salga seco.

Para el glaseado:

5. Prepara el glaseado mezclando media taza de azúcar pulverizado/flor/impalpable con unas gotas de jugo y la ralladura de una naranja.

6. Baña los muffins (ya fríos) sobre una rejilla y deja el glaseado “endurecer” un poco.

7. Disfruta! 😀

Elixir festivo: Chai Masala

#extravaganzanavideña día 2: Chai Masala

¿Alguna vez han ido a una cafetería o salón de té y han pedido un té chai? ¿Un chai latte?

Si la respuesta es afirmativa, esta mezcla de especias es perfecta, aromática, brillante y tal como la recuerdan.

Si la respuesta es un no, dejen de perder el tiempo, prepara este masala (o mezcla de especias) y échale media cucharadita a tu vaso grande de té o café helado y maravíllate con la sabiduría india.

image

Chai masala

2 cucharadas de jengibre molido
2 cucharadas de cardamomo molido
1 cucharadita de nuez moscada molida/rallada
1 cucharadita y media de clavo de olor molido
3 cucharadas de canela molida

Mezcla todo en un frasco hermético y mantén en un lugar fresco y seco.

La navidad está aquÍ! – Galletas de navidad de Nigella

#extravaganzanavideña día 1: galletas de chocolate muy festivas

Cuando se acerca mi día favorito del año y estamos a la mitad de mi época favorita del año, siento que el tiempo se resbala por mis dedos. ¡Ayer era octubre y hoy ya estamos a veinte días de terminar el año! ¿De qué se trata esta locura?

Enfrentados a esta crítica situación, no queda más que entrar en modo crítico y cocinar como si nuestra vida dependiera de ello. En el día #1 de esta maratón de mantequilla, azúcar y canela, les presento una creación inspirada (o copiada) en mi máxima ídola, Nigella Lawson: Galletas de chocolate navideñas.

Todo comenzó cuando, a mitad de la madrugada, mi cuerpo clamaba por un poco de chocolate y ¡BUM! Galletas untadas con Nutella fueron la solución. Más tarde, una fugaz visita a Youtube y una larga navegación por la web me llevó directo a una de las creaciones navideñas de la señorita Lawson, estas muy brillantes, muy coloridas, muy fáciles galletas de navidad.

DSC_0076 (1)

¿Eran señales obvias de que tenía que hornear algo con chocolate? Probablemente no, pero por el amor de la navidad y por nuestro bienestar, creamos que sí, corramos a la cocina y batamos un poco de mantequilla.

Créanme. Por el amor de la navidad, créanme que vale la pena encender el horno con 30ºC afuera e inténtenlas.

Galletas navideñas de chocolate

Receta original de Nigella Lawson

Galletas:

250 gr (un pan grande) de mantequilla a temperatura ambiente

3/4 de taza de azùcar

1/3 de taza de cacao en polvo, sin azúcar (cacao amargo)

2 tazas de harina sin polvos de hornear

1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio

1 cucharadita de polvos de hornear

Glaseado:

2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar

1 taza y media de azúcar pulverizado (azúcar flor, de repostería, etc.)

1 cucharadita de extracto de vainilla

1/4 de taza de agua hirviendo

A cocinar!

Precalienta el horno a 170ºC, temperatura media.

1) Bate la mantequilla con el azúcar hasta que esté cremoso y liviano. Añade el cacao cernido a la mezcla. Incorpora con cuidado (para no quedar cubierto/a de chocolate) (no que sea una mala idea…) hasta que sea homogéneo.

2) En un bowl aparte, mezcla la harina, el bicarbonato y los polvos de hornear. Añade esto a la mezcla de la mantequilla hasta formar una masa suave y un poco pegajosa.

3) Forma bolitas de aproximadamente 1/4 de taza (como un limón de pica o una nuez o una pelota de golf?) y presiónalas suavemente sobre una bandeja de horno para formar discos gruesos. No las aplanes por completo, sólo un poco.

4) Hornea por 13-16 minutos, hasta que estén como “quebradas” por encima. Estarán MUY blandas, pero déjalas enfriar unos 15-20 minutos y quedarán perfectas.

5) Prepara el glaseado poniendo todos los ingredientes en una ollita pequeña, revolviendo constantemente sobre fuego bajo hasta que esté totalmente liso y disuelto. Déjalo enfriar unos 10 minutos antes de glasear las galletas con una cuchara o como quieras. Decora con chispitas navideñas (YAY!) y come!

las apariencias engañan – batido marciano

Si alguno de ustedes, queridos lectores, recuerdan el post en el que les mencionaba sobre mi nuevo estilo de vida “””saludable””” recordarán también que mencioné la importancia de comer frutas y verduras.

Y si ustedes, queridos lectores, son como yo, no son fanáticos de las ensaladas ni de desayunar una manzana en lugar de unas irresistibles tostadas.

Y para ustedes, queridos lectores, es esta receta.

IMG_1457-001Porque, de verdad, me cuesta mucho incluir SIETE PORCIONES de frutas y verduras al día – ¿a quién no? ya estamos muy acostumbrados al pan, a las pizzas, a las hamburguesas y al queso como para reemplazar alguno de aquellos por una berenjena. Y no sé ustedes, pero yo no tengo intención alguna en cambiar eso.

Y ahí es cuando mi súper-extra-verde batido de desayuno les salvará la vida. Punto uno: es verde. ¿A quién no le gustaría tomarse algo marcianamente verde y creer que es la sangre de un alienígena o algo así?. Punto dos: tiene dos porciones completas de fruta, una de verdura, una porción de lácteos y un montón de vitaminas y energía. Yo tampoco me reconozco hablando en esta jerga nutricionizada, pero de vez en cuando no está mal darle a nuestro cuerpo un poco de cariño…

IMG_1456-001

… y así tenemos excusas para comer chatarras y acostarnos en el sofá el resto del día.

Y como siempre, pueden cambiar los ingredientes por aquí y por allá. En particular, esta receta incluye un plátano (banana), una naranja, una taza de espinaca fresca y una taza de yogurt. Según mi experiencia de licuados (que ha incluido varios fracasos repugnantes), el plátano es irreemplazable, le da dulzura sin aportar azúcar refinada, y le otorga esa textura como cremosa y espesa y rica. La espinaca es más que nada para camuflar algo de verduras, y puedes reemplazarlo por acelga o berros (o cualquier hoja verde), y TE LO PROMETO PROMETOSÍSIMO que no se siente NADA del sabor. Si no nunca lo tomaría.

La naranja hace que sea un licuado fresco y obviamente lo carga de vitamina C. Puedes usar otra fruta. Si usas berries, el color será como marrón oscuro, pero queda exquisito.

Por último, el yogurt. Yo uso el que en Chile se conoce como yogurt de pajaritos y cuyo nombre oficial (oficial según google y wikipedia) es Kéfir. Es como una leche espesa, un poco ácida y de textura cremosa, como un yogurth ligero. Puedes usar leches cultivadas de todo tipo, yogurth griego (para tener extra proteínas), leche, leches vegetales (de coco sería fantabuloso), jugos de frutas o incluso té verde frío.

Procura usar plátanos maduros, que estén un poco oscuros, son más dulces.

Según mi conocimiento nutricional y médico (advertencia: es nulo), esto necesitaría algo más para ser un desayuno completo y mantenerte activo durante toda la mañana, así que si quieres puedes agregarle un puñado de avena o acompañarlo con cereales.

Inténtenlo. Créanme.

Batido Marciano de plátano, naranja y espinaca

Para un vaso grande de unos 400 ml

– 1 taza (unos 250 ml) de yogurth o leche

– 1 plátano/banana grande o dos pequeños

– 1 naranja mediana

– 1 taza de espinaca fresca, lavada (incluye los tallos!)

– 1 cucharadita de azúcar o miel (aunque depende de la leche o yogurth que uses y de la dulzura natural de la fruta).

1) Agrega todos los ingredientes en el vaso de la licuadora o en un recipiente de licuadora de inmersión (o minipimer).

2) Licúa hasta que no queden grumos ni pedazos enteros de nada.

3) Prueba, y agrega el azúcar de ser necesario.

4) Acompaña con un poco de granola, o disfruta en un vaso.

Gracias por la visita! Recuerden que estrenamos nueva página de facebook WOHOOO! Inviten a sus amigos a poner me gusta y hagamos crecer la comunidad glotona en el mundo.

Estamos en Facebook!

A toda la comunidad glotona de Comer Como Rey:

Es cierto que llevo mil años sin actualizar nada. Y no es que no tenga recetas escritas (hay un eterno archivo…) o que no tenga ganas de hacerlo o que haya dejado de comer como un rey (¡válgame!), sino que he tenido problemas con las fotos.

Todo esto tiene una razón muy especial (me robaron mi cámara y estoy en una lucha incesante por recuperarla) que ya discutiremos en algún momento. Y obviamente, hay una solución.

Para poder compartir tips, recetas rápidas, ideas culinarias y otras cosas deliciosas y divertidas y encantadoras, ahora Comer Como Rey tiene facebook!

https://www.facebook.com/comercomorey

Si quieren estar al tanto de todo lo que pase por aquí Y ADEMÁS tener recetas de 10 minutos, tips sobre cómo y dónde comprar y cosas por el estilo, apreten la manito! Pongan me gusta! Y que todos sus conocidos y amados amigos hagan lo mismo.

Nos vemos por allá! Y prontísimo nos volvemos a encontrar acá con una receta que revolucionará sus desayunos.

Saludos 🙂